Las pequeñas mentes están domesticadas y subyugadas por la desgracia, en cambio las grandes se sobreponen a ella

Washington Irving (Escritor estadounidense del Romanticismo, 1783-1859)

Washington Irving (Nueva York, 1783 – Sunnyside, 1859) Escritor norteamericano. Perteneciente al mundo literario del costumbrismo, Washington Irving es el primer autor americano que utiliza la literatura para hacer reir y caricaturizar la realidad, creando además el estilo coloquial americano, que después utilizarían Mar Twain y Hemingway.

Aunque se mantuvo al margen de los movimientos políticos y sociales que lo alteraban todo, es, sin embargo, un representante perfecto del romanticismo americano. Pero, eso sí, lo que capta del espíritu romántico son sus rasgos más superficiales: el amor al pasado, al medievo, a lo fantástico, a las leyendas, el impulso viajero que a tantos escritores y artistas llevó a deleitarse con las ruinas.

La desgracia abre el alma a una luz que la prosperidad no ve.

Enrique Lacordaire (Sacerdote y predicador francés,1802-1861)

Jean-Baptiste Henri Lacordaire O.P. (Recey-sur-Ource, 12 de mayo de 1802-Sorèze, 21 de noviembre de 1861), político, orador y religioso francés.

Dominico francés. Abogado en París, la lectura de Chateaubriand le llevó de nuevo a la fe (1823). Sacerdote en 1827, entró en contacto con Lamennais y formó parte de la redacción de L’Avenir, donde propugnó la libertad y la renovación de la Iglesia. Puesta en duda la ortodoxia de la revista y condenada por el papa su orientación, se sometió a la decisión pontificia y se apartó de Lamennais. A partir de 1834 se dio a conocer como orador en las conferencias cuaresmales de Nuestra Señora de París. En 1839 recibió en Roma el hábito de Santo Domingo y regresó a su patria, donde dedicó los últimos años de su vida a la consolidación de la orden, a la que rigió en dos ocasiones. Como orador, consiguió para la Iglesia el respeto de su generación e inició, además, el camino de un ahondamiento religioso.